Si le acaban de diagnosticar diabetes, aprender a comer puede causar una pequeña cantidad de ansiedad y tal vez amargura. El cambio, después de todo, no es normalmente un evento bienvenido para la mayoría de nosotros, particularmente cuando viene indeseado y sin poder opinar. Pero el cambio ocurre, más frecuentemente de lo que nos gusta. Preocuparse por qué alimentos comer no debería ser una preocupación, ya que es una oportunidad para aprender sobre su cuerpo y qué alimentos funcionan mejor para usted.

La guía de dieta para la diabetes

Te llevará a través de los pasos básicos sobre qué comer (que incluye muchos alimentos) para que puedas relajarte y finalmente acercarte como un profesional. Como nota especial, necesita tener una idea de la cantidad de carbohidratos necesarios en su dieta que es única para usted, especialmente aquellos alimentos que pueden desencadenar un alto aumento de los niveles de azúcar en la sangre.

Un dietista suele trabajar con pacientes diabéticos para ofrecerles una orientación experta sobre lo que deben comer. Además, se sugiere un diario de salud que mantenga un curso diario de ingesta de carbohidratos.

Selecciones de alimentos saludables

Una dieta para la diabetes no es tan mala como parece. Al seleccionar sus comidas hágase la pregunta: ¿qué alimentos saludables desearía tener en mi nevera y despensa que sé que voy a consumir? El propósito es comer sano haciendo selecciones informadas dentro de los grupos de alimentos que puede disfrutar. Aquí hay una lista que le proporcionará la variedad de delicias saludables para ayudar a sus decisiones:

      • Come mucha fruta fresca. Las frutas contienen azúcares, así que tendrás que depender de ellas como parte de tu ingesta de carbohidratos. Si trabajas con un índice glucémico bajo, muchas frutas entran dentro de la marca y están invitadas, pueden incluir: manzanas, melones, cerezas, bayas, papaya, melocotones, peras, ciruelas, mandarinas, naranjas y uvas.
      • Coma 5 porciones de vegetales no almidonados, entre ellos: pepino, zanahorias, col, brócoli, coliflor, apio, berenjena, brotes de frijol, maíz tierno, espinaca, tomate, hongos y col rizada. Los alimentos con almidón como las batatas y tubérculos similares están llenos de carbohidratos y fibra; estos tienen que ser contados y anotados en su diario.
      • Come granos enteros. Coma arroz integral como su salteado; consuma pasta de granos enteros junto con su salsa de tomate y salsa favorita; y tome un tazón de avena para el desayuno. Algunas otras opciones para los granos son: palomitas de maíz, harina de trigo integral, arroz salvaje, harina de trigo sarraceno y quinua. Estos incluyen carbohidratos y tendrán que ser contados.
      • Elija los lácteos sin grasa. Una forma fantástica de obtener proteínas y calcio es con los lácteos. Elija productos lácteos de calidad sin grasa y sin azúcar. Los ejemplos incluyen: leche sin grasa o 1%, yogur sin grasa, y leche de soja sin sabor.
      • Incluya pescado en sus alimentos 2-3 veces por semana. Ejemplos: bagre, sardinas, atún, salmón, tilapia y bacalao.
      • Incluya la carne magra y otras fuentes de proteína. La carne magra y los sustitutos de la carne son increíbles fuentes de proteínas; intentan disminuir la cantidad de grasa saturada y grasa total al consumir carne. Los frijoles y guisantes secos son deliciosas selecciones y pueden ser utilizados como sustitutos de proteínas; los frijoles y legumbres secas, sin embargo, contienen almidón y deben ser incluidos en su conteo de azúcar. Consejos para el consumo de proteínas: todas las proteínas de origen vegetal (ejemplos: soja, alubias rojas y garbanzos) contienen carbohidratos. Cualquier carne empanizada incluirá carbohidratos, mientras que la carne por sí sola no contiene carbohidratos. Recuerde quitar la piel del pollo y el pavo y eliminar la grasa de todas las carnes.
      • Elija los aceites líquidos de nueces y semillas en lugar de los saturados y las grasas trans (grasas sólidas: mantequilla, margarina, manteca de cerdo, mayonesa). Las grasas no saturadas son saludables para el corazón y contienen la lista de grasas poliinsaturadas, monoinsaturadas y omega-3. Seleccione una de las siguientes: aceite de oliva, aceite de sésamo, aceite de canola, aceite de linaza, aceite de girasol, cártamo y aceite de semilla de uva. Incluya nueces y semillas para obtener más grasas omega-3: nueces, nueces de macadamia, pacanas, semillas de calabaza y semillas de lino.
      • Reducir los bocadillos altos en calorías. Los postres como dulces, galletas, pasteles, helados y otras cremas con alto contenido de grasa no valen el sacrificio en carbohidratos y deben ser minimizados o excluidos de la dieta.

Conclusión

Evidentemente, la mayoría de los alimentos están contenidos en un plan de dieta para la diabetes y, por lo tanto, no es un procedimiento intimidatorio. El recuento de carbohidratos es importante, sobre todo cuando se empieza a aprender cómo reacciona el cuerpo a ciertos tipos de carbohidratos complejos. Empiece a aprender y a entender su propio plan de dieta personal para la diabetes ahora, y la vida empezará a ser mucho más sencilla.

 

Artículo anterior¿Cómo manejar naturalmente la diabetes?
Artículo siguiente¿Es el té verde efectivo contra el envejecimiento?